viernes, 10 de febrero de 2017

El taxista le creyó un líder popular

IGLESIAS SE PRESENTA POR ERROR EN EL CONGRESO DEL PP Y ES RECIBIDO CON UNA CERRADA OVACIÓN

Varias veces fue interrumpido por aplausos en el
congreso del PP.  Era para Vistalegre, pero el escenario
daba lo mismo el escenario: el caso era criticar a Errejón. 



Los errejonistas le piden que ya que está, que siga ahí y pida un cargo.

-¡Al fin en casa! -exclamó Arriola






No se sabe si es que Pablo Iglesias se equivocó de congreso o el taxista que condujo a Pablo Iglesias a la Caja Mágica donde se celebraba el congreso del PP se creyó que era un líder popular. El caso es que una vez allí, Pablo Iglesias fue recibido con una cerrada ovación de los cientos de asistentes puestos en pie, que reconocieron así la firme labor del líder de Podemos a favor del partido y sus ímprobos esfuerzos para que el PP siguiera gobernando.

-Yo creía que le acabábamos de fichar y por eso le llevé a la tribuna. Al fin y al cabo ha hecho tanto por nosotros... –afirma sin ambages es secretario de organización del partido popular, quien mantuvo el error llevándolo hasta la tribuna de oradores, donde allí, con un público enfervorecido y entregado que le interrumpió varias veces con sus aplausos, el todavía líder de la formación morada dijo que había que dejarse de transversalismos, hizo burlas de Errejón y afirmó que era absolutamente necesario pasar del parlamento y  ganarse la calle, lo que muchos compromisarios y líderes regionales populares celebraron con lágrimas en los ojos, recordando a Manuel Fraga y su felicísima proclama de “la calle es nuestra”, que ahora Pablo ha hecho suya.


-"Hijo mío, hijo mío...!- se le escuchaba decir a Arriola durante
el discurso de Iglesias, sin que se supiera porqué

Durante el discurso de Iglesias, se recibió un telegrama de aliento y apoyo por parte de Podemos, concretamente de su sector errejonista, donde se celebró su salida del armario y se le anímó a que no volviera por Vistalegre sino que siguiera con los populares y buscara un hueco en la directiva.

La cara de Rajoy mientras escuchaba a Pablo Iglesias lo decía todo.
"Este me birla la presidencia y acaba con el partido

-Es la única manera de desvertebrar al PP –manifestó Íñigo. Verás cómo en dos patadas separa al partido, le disputa la presidencia a Rajoy y reclama un plebiscito.

Algunos oradores reconocieron la deuda de gratitud que tienen para con Pablo Iglesias y pidieron expresamente un cargo en la directiva. Rajoy puso entonces esa carita que pone cuando no tiene claro lo que hacer y dijo que no digo ni que si ni que no, lo que algunos marianólogos interpretan como un resquemor escondido del líder popular a que Iglesias se le suba a las barbas y cree un cisma en el partido, ahora que lo tiene tan bien encarriladito.

-Este ha hecho más por el PP que todos los que están ahí dentro juntos. ¿Cómo no me voy a equivocar? –dijo el taxista.

jueves, 9 de febrero de 2017

Mejoran las relaciones de Trump con el mundo

UN JEFE DE GOBIERNO CONSIGUE HABLAR CON TRUMP SIN QUE LE CUELGUE EL TELÉFONO

"¿Está el enemigo? Que se ponga..."
Al parecer, es un mandatario de un país del cono sur africano, lo que añade inverosimilitud a la noticia

Un portavoz de la Moncloa atribuye a Rajoy la autoría de la conversación, aunque se sabe que Trump le pidió un impuesto por mantener las tropas americanas en Roya y dos martinis agitados, no revueltos

No se discute que la noticia sea cierta, pero cabe que se hubiera quedado dormido


La cadena de noticias Fox News interrumpió ayer noche su programación habitual para dar a conocer una noticia de impacto: fuentes bien informadas confirmaron a la cadena que el Donalt Trump había estado hablando veinte minutos con un jefe de gobierno sin que le colgara el teléfono. Es más, las mismas fuentes confirman que el presidente Trump no solo no interrumpió el diálogo sino que en ningún momento se mostró faltón ni propuso acuerdos sonrojantes.

La cadena no ha desvelado la identidad del jefe de gobierno, aunque todo apunta a que estaríamos hablando incluso de un país del cono sur africano, lo cual añadiría un mayor grado de surrealismo e inverosimilitud a la noticia.  El gobierno español, a través del ministerio de asuntos exteriores, ha emitido una nota en la que se arroga para Rajoy el mérito de haber sido el jefe de gobierno que mantuvo esa conversación modélica que se mantuvo en todo momento por los cauces del respeto mutuo y sin un solo reproche ni aspaviento  por parte del mandatario norteamericano, aunque hay serias dudas de que fuera Rajoy el protagonista del episodio, por cuanto fuentes conocedoras de la conversación saben que el americano le pidió un canon por mantener las tropas en Rota, así como un vertedero para residuos radioactivos, y dos martinis secos agitados, no revueltos, amén de mantener la videoconferencia  en chándal y mientras pedaleaba en la bicicleta estática.

Trump departiendo con su homólogo australiano

Varios son los países que han emitido  notas de prensa atribuyéndose la autoría de la interlocución sin exabruptos mantenida con el presidente norteamericano. Desde luego no Gran Bretaña, a cuya primera ministra Trump le afeó que le colgara el moco mientras pasaban revista a las tropas. Tampoco parece que fuera la Merckel, a quien instó a que “perdiera primero diez kilitos y luego hablamos”.

Donald Trump se tomó la entrevista con Rajoy muy en serio.
 Le dijo que le gustaba mucho España, la paella y la Torre de Pisa

Hay quien afirma que la noticia carece de fundamento. También cabe que se hubiera quedado dormido.

lunes, 6 de febrero de 2017

Conmoción en las fiestas de la Virgen del Horcajo

UN INDIVIDUO TECLEA EN UN PIANO A LO TONTO, PARA DISTRAERSE, Y LE SALE LA SERENATA PARA CUERDA EN DO MAYOR, OPUS 38, DE RACHMANINOV

Hasta la semana pasada, se creía que los bemoles era cantar muy alto.


El individuo en cuestión no tiene ni idea de música

Solo había cantado una vez, y mal, lo de Sabina " ... y nos dieron las diez y las once..."

Sony le ha ofrecido un contrato, pero no sabe qué ha hecho con él






Un individuo que estaba tocando a lo tonto las teclas de un piano para distraerse, sin más pretensiones  y sin más nada, va y compone sin darse cuenta la Serenata para cuerda en do mayor, opus 38 de Rachmaninov. Se da la circunstancia de que el individuo en cuestión no tiene conocimientos de música en absoluto y la única vez que se la visto cantar algo fue lo de Sabina "...y nos dieron las diez y las once y las doce.." pero muy mal, hace años, en las fiestas patronales de su pueblo dedicadas a la Virgen del Horcajo.

-Pues no sé... empecé a tocar teclas, ésta con ésta, ésta con ésta.. y mira...

El suceso ha merecido el honor de figurar en el libro Guinnes de los Récords en el apartado de "La cosa más tonta". Para hablar con más profundidad del tema, hemos acudido a Horcajo de los Lodazales para conocer de primera mano al autor de tan insólita hazaña, que nos ha contado cómo fue que pasó. Por su excepcional interés, reproducimos íntegramente su testimonio, que aconsejamos seguir detenidamente porque no tiene desperdicio. Vean si no:

" Un día que estaba yo sentado al piano sin nada mejor que hacer comencé a pulsar las teclas distraídamente y me compuse la serenata para cuerda en Do mayor Opus 38, de Rachmaninov de una tacada. Para quien no comprenda la magnitud de mi hazaña baste decir que yo nunca antes había tocado el piano para nada, ni en mi casa ni en ningún sitio. Aquel piano era de un amigo al que había acudido a visitar porque estaba enfermo de unas fiebres, y si me puse a tocar era porque a mi amigo le estaban poniendo un supositorio y me indicaron que aguardase un momento fuera en el salón, donde se encontraba el piano que aporreé sin ningún fundamento durante la espera. Por si esto no fuera suficiente, bastará añadir que la serenata para cuerda la había compuesto al piano, lo cual de por sí bastaría para tildar el caso de excepcional.  El que la serenata que acababa de componer fuera una serenata y fuera de Rachmaninov me lo dijo el padre de mi amigo enfermo, quien se acercó por detrás sigilosamente mientras acababa los últimos acordes de mi composición.

-¿Qué estás tocando?

-Nada, una cosa que acabo de componer.

-Ajá –convino con amabilidad, a lo que añadió con extrema delicadeza, no exenta de un punto de ironía, como deduje después- pero eso no lo has compuesto tú. Eso es de Rachmaninov, la Serenata en Do mayor Opus 38.

No obstante, como yo no sabía nada de Rachmaninov ni había escuchado nunca antes nada suyo, me atribuí la composición, con pleno derecho y fundamento, pues yo nunca había escuchado nada de ese Rachmaninov y aquella serenata la había compuesto yo de novo de principio a fin, tecleando con mis propios dedos unas notas originales y de todo punto novedosas para mí, de modo que permanecí ahí un rato repasando las teclas y memorizando la serenata, pues debo añadir que no sé nada en absoluto de música y todo lo tuve que guardar memorizando la posición de los dedos sobre las teclas blancas y negras que habían pulsado mis manos aquella memorable tarde de inspiración fecunda. Al día siguiente, con la lección aprendida, me presenté en la Discográfica New Belter y  pregunté por el Director. La señorita de recepción me indicó un piso y un despacho y al poco me encontraba golpeando con los nudillos la puerta del despacho del Director General de la discográfica (esto me lo aclaró la señorita de recepción: allí había muchos directores, el de marketing, el de ventas, el de personal, el de esto o aquello. Entre los dos convinimos que a quien yo quería ver era al Director General).

–Adelante- me invitó una voz, y efectivamente allí estaba el Director General, detrás de una lustrosa mesa de caoba con muchos objetos relucientes y algunos papeles, pocos pero bien ordenados, y detrás también de un grueso habano que sostenía entre los labios con pericia sin necesidad de manos, las cuales tenía apoyadas sobre la mesa, extendidas en un amplio ángulo, en disposición francamente receptiva.

-¿Qué se le ofrece?- preguntó con amabilidad, y entonces yo le expuse el motivo de mi visita, a saber, que había compuesto una obra que a mí me parecía muy buena, si no excepcional (esto de excepcional no lo dije, en el último momento me pareció una petulancia fuera de tono) y quería saber si a él le parecía lo mismo en algún grado mayor o menor de concordancia en la opinión, guardándome muy mucho de comentar lo que dijera el padre de mi amigo enfermo acerca de la paternidad de mi composición.

-Veámoslo pues- respondió con franca campechanía, y se levantó y me acompañó hasta un piano que tenía en un rincón del amplio despacho, un piano de cola blanco mucho más grande  y más historiado que el de mi amigo. No obstante, como había memorizado bien mi composición, me senté sin rubor y con absoluta confianza desplegué la serenata de arriba abajo y de principio a fin, colocando los dedos en sus respectivas teclas con total precisión, tal como lo había aprendido. De reojo advertía que el Director General seguía el ritmo con la cabeza sin dejar de exhalar de cuando en cuando profundas bocanadas de su habano cigarro. Cuando acabé, me felicitó efusivamente y me dijo que era lo mejor que había escuchado desde hacía muchos años. Me apretó las manos con efusividad y hasta se permitió un gesto de espontaneidad al revolverme el cabello con alegría infantil, lo que interpreté como que mi composición le había gustado de veras. Se dirigió rápidamente a su despacho y sacó una chequera y unos papeles que luego al firmar comprobé que eran los de un contrato estándar de unión con la compañía discográfica.

-Vamos a hacerte de oro, muchacho. En pocos meses serás una gloria mundial. Ten, para los primeros gastos- dijo extendiéndome  el cheque en el que previamente había garabateado una cantidad con muchos dígitos –¿Sabes algo de música?

-Para nada –contesté, con franqueza, pues de alguna manera había captado que esa espontaneidad era la mejor manera de presentarme y la de ganar el corazón o la cabeza empresarial de aquel orondo y efusivo señor.

-Lo sospechaba – replicó, sin inmutarse- típico de vosotros. No importa. Casi mejor- Señorita Rotenmeyer, hable con Harris, y con Edwars, y también con Molpeceres. Que vengan esta tarde  al estudio de grabación número cinco acompañados de Swanson, las hermanas Bécquer y dos tubas de apoyo. –Y mientras hablaba volvió a desordenarme el cabello y a golpearme levemente en el moflete- Nos vamos a forrar, dijo.

No se equivocaba, pues al cabo de pocos meses mi serenata en do mayor Opus 38 de Rachmaninov era número uno en las listas de varios países escandinavos y de la antigua Unión Soviética. Aquí en España no triunfó tanto como en el extranjero y estos países especialmente, pero alcanzó un digno lugar entre los treinta discos más vendidos, y lo mejor es que allí se estuvo durante varias semanas consecutivas, con una estabilidad que ya hubiesen querido éxitos fulgurantes de mayor aceptación inicial pero de mucho menos recorrido. El mío estaba allí gracias al buen hacer del Director General y de su equipo de profesionales, que supieron darle a la canción el ritmo y los arreglos necesarios para que la melodía se tornara agradablemente pegadiza y se escuchara con gusto no importa las veces que se repitiera.

Lo mejor del asunto y lo que a mí más me sorprendía es que los méritos fueron míos desde el primer momento y nunca se me escamotearon. Yo fui presentado como el verdadero autor del soniquete afortunado. El Director General y su equipo de marketing hablaron de mí y de mi composición desde el primer momento, lo cual muchos de los músicos habituales del estudio de grabación me indicaron que aquello era como poner una pica en Flandes, porque lo habitual era que los buenos braguetazos (así hablaban en su jerga de las composiciones súbitas e impactantes, como la mía) se los atribuyeran autores consagrados o músicos del momento, como dicen que ocurría con Miguel Bosé o Sabina o Amaral, o el Canto del Loco, que para bien de la empresa fagocitan la inspiración puntual de algún negro inspirado que también sacará un buen pellizco por la cesión anónima de sus derechos. Nada de eso ocurrió conmigo. El Director General en persona hablaba con unos y con otros con encendidos elogios hacia mi talento e inspiración, atribuyendo siempre a la fecunda creatividad de mi cabeza la autoría de las notas, de la primera a la última, y hasta los arreglos y variaciones que vinieron después atribuyó a mi genial manera de comprender y explicar la música, no sé si por un arranque de honradez o porque las estrategias del marketing aconsejaban más la atribución de la composición a un autor novel y desconocido que a las grandes glorias consagradas que mencioné más arriba. El  caso es que fueron unos meses triunfales y apoteósicos fuera de España, donde ya queda dicho que el éxito era menor. Hubo giras y entrevistas por los países donde mi serenata fue mejor recibida, aunque pasé mucho frío y mucho sueño. Yo no tocaba, obviamente, pero era presentado igualmente en las actuaciones, y al final salía a saludar junto con el pianista con el que me fundía en un emocionado abrazo, o el violinista, porque ya queda dicho que la serenata era para cuerda y admitía perfectamente un timbre de este orden, o incluso del conjunto músico vocal que en ciertas ocasiones y para ciertos tramos de la gira interpretaba la obra, pues no sé si dije antes que los arreglos y la orquestación habían dejado la serenata convertida en una especie no muy bien delimitada de música pop-rock actual, con toques de hip-hop y reminiscencias sinfónicas y de jazz fusión que quedaban francamente, la verdad.

El Director General y el equipo de profesionales me dijeron bien claramente desde el primer momento que no me pensara que todos los músicos habían tenido la misma suerte que yo. Nada más lejos. Eso debía de quedarme claro desde el principio. Lo normal es que músicos de grandísimo talento y compositores brillantísimos de larga trayectoria no hubieran tenido las oportunidades que yo tuve y fueran todavía unos perfectos desconocidos en busca de una fama y un reconocimiento bien merecidos del que sin embargo todavía no gozaban, no por falta de talento, sino de la suerte necesaria para abrirse paso en el momento oportuno. Listas de espera había de grandísimos músicos y compositores para hablar, no ya con el director general, que eso era la mismísima utopía, sino con cualquier jerifaltillo de tres al cuarto al que como mucho aspiraban a hacer escuchar sus composiciones, como si fuera el sumum de la fortuna hablar con ese directivo de nivel medio y responsabilidades relativas. Ese momento fue el mío, a decir de muchos, pues tuve que reconocer, después de que todo el mundo allí me lo advirtiera de una forma o de otra, que cualquier cancioncilla, por bobalicona que fuera, es susceptible de ser transformada en un éxito monumental a base de buenos arreglos y una adecuada conjunción de factores concomitantes, con el marketing  y las estrategias adecuadas. Ponían mi caso, por ejemplo, sin desdecir en absoluto de las bondades intrínsecas de la obra, eso no se discutía, y me hacían ver que canciones mejores –no me lo tomara a mal, en el fondo era un cumplido- no veían la luz por falta de la conjunción favorable de factores necesarios para el éxito, como sí la había tenido en cambio la mía, meritoria, sin duda, qué duda cabe, por otra parte. Para más abundamiento, me acompañaron hasta una puerta semiescondida al final del pasillo, tras la cual, al entreabrirla, se atisbaron en la penumbra un número impreciso de volúmenes y formas que me dijeron que eran músicos y cantautores que aguardaban apilados en el angosto cuartito con las luces casi apagadas y papeles de música que estrujaban nerviosamente entre las manos, los cuales, cuando vieron que la puerta se entreabría, clavaron en nosotros su miradas expectantes y, como zombis resucitados, comenzaron a levantarse y acercarse poco a poco hasta nosotros con ojos como platos y la ansiedad y esperanza dibujada en sus rostros, antes de que la puerta volviera a cerrarse ante sus narices por otro tiempo indefinido.
Pero eso fue al principio. El éxito fue tanto que ya perdí de vista la visita y los consejos de aquellos directivos medios a los que mi fama y mi categoría dejaban fuera de su ámbito de influencia. Si se les preguntara ahora, dirían con total sinceridad que mi melodía constituyó desde el primer instante un diamante en bruto, y que ellos así lo vieron sin dudar.

Un día para mi mal vi en los estudios de grabación al padre de mi amigo enfermo, ya saben, aquél en cuya casa estaba el piano en el que compuse la genial partitura y que osó decir que mi serenata en do mayor Opus treinta y ocho de Rachmaninov no la había compuesto yo. De pronto me subió desde el estómago a la garganta un ahogo incontenible. No podía respirar, ni moverme. En vano traté de acercarme a él y tirarle por las escaleras, simulando un fatal accidente, pero el miedo me tenía inmovilizado, y con gran sofoco y ansiedad pude ver que con gesto adusto, el padre de mi amigo enfermo entraba en el despacho del Director General, seguramente que para advertirle de esa nadería sobre la autoría de mi composición. Me senté víctima de la ansiedad y con la cabeza agachada hacia adelante respiré hondo, creyéndome morir, sin poder evitar lo que en ese momento estaba siéndole advertido a mi director general en su despacho.

Al cabo salieron, el director general le despedía con un cordial apretón de manos, pero no demasiado efusivo, más bien protocolario, lo cual me tranquilizó muchísimo, y más aún cuando comprobé que al verme, sus ojos brillaron de felicidad y me dedicaba un cariñoso abrazo a distancia, y ya dentro de su despachó me indico que, efectivamente, el padre de mi amigo había ido a verle para denunciar que la canción que yo decía que había compuesto era en realidad y sin ningún género de dudas la serenata para cuerda Opus treinta y ocho de Rachmaninov, y que para más abundamiento le había dejado un disco de vinilo en donde sin ningún género de dudas se desenmascaraba el fraude, dicho lo cual mi director general lo arrojó al suelo con afectada ceremonia y lo partió en dos de un pisotón.

-Vinilo ahora –dijo, agachándose con esfuerzo para recoger los restos del disco y depositarlos en la lustrosa papelera dorada –Nos acusarán de plagio, si llega, que no llegará. A lo mejor son otros los que lo hagan, pero eso es bueno para el disco. Le dará publicidad. Los buenos discos siempre han sido acusados de plagio. Es más, creo que nosotros mismos vamos a lanzar el bulo. Señorita Rotenmeyer, póngame con Garijo, de Marketing. 

-Eso sí – me dijo de repente, con brusca seriedad. Necesitamos un nuevo éxito ya mismo. Dos, tres meses a lo sumo. No podernos vivir eternamente de las rentas. ¿Qué tienes pensado?

No tenía nada pensado, obviamente, porque yo no soy músico, ni sé componer, ni he tocado un instrumento en mi vida, salvo aquella tarde en casa de mi amigo enfermo y al día siguiente en el piano de este director general, de modo que fue difícil para mí concretar en algo consistente la expectativa de este señor que me había llenado la cuenta corriente con montañas de euros y se había comportado como un padre para mí.

-Bueno, tengo algo pensado –improvisé balbuceante, animado por su gesto de complacencia- dentro de unos días le digo algo –seguí, confortado por el vigoroso cabeceo con el que secundaba mis palabras, mientras pensaba en la manera en que podría volver a casa de mi amigo el enfermo y lograr de alguna manera que me dejasen solo frente a su piano el tiempo suficiente, mal asunto ahora que recordaba con pesar que desde aquella tarde, y ni siquiera entonces -me despedí sin verle- volví a interesarme por la salud de mi  convaleciente amigo.

Lograr que mi amigo recayera fue fácil. Unas gotas de dibromuro de pentanitrato inyectadas con hábil manejo de la jeringuilla en su zumo de naranja mientras el infeliz pagaba el desayuno en el bar de la escuela de informática obraron el milagro de retorcerle casi instantáneamente las tripas y mantenerle postrado en cama durante varios días con feroces retortijones.  Lo malo sería el nuevo encuentro con su padre después del incidente de su denuncia ante mi director general. Me aseguré de que la visita coincidiera con su ausencia,  pues para ello me aposté varias horas frente a su casa hasta ver que salía de la misma. Entré en ella casi a continuación, y sin entretenerme siquiera en pisar la habitación de mi amigo enfermo, llegué hasta el piano del saloncito previo y allí me puse a aporrear en busca de los estribillos y la melodía que dieran nuevo empuje a mi carrera musical. Al cabo de una media hora ya lo tenía, el concierto para dos arpas y violonchelo Opus 15 de Sostacovich, también de una tacada, aunque con ésta me entretuve un poco más al pretender darle más salida a las teclas negras. Sé que era este concierto de dos arpas y violonchelo de Sostacovich porque me lo dijo el padre de mi amigo también, que inopinadamente, aguardaba detrás de mí en perfecto silencio sin que yo hubiera sido consciente de su presencia, de modo que cuando me volví y contemplé de su gesto huraño, silencioso pero francamente hostil, le pregunté sin más rodeos.

-¿Qué pasa? Esto sí que es mío. También irá a ponérseme en duda.

Y fue cuando me puso al tanto de que mi composición era punto por punto el concierto para dos arpas y violonchelo de Sostacovich y a continuación rodamos por las escaleras enganchados y golpeándonos en la cabeza no sé muy bien si porque había empezado yo siguiendo con mi plan de eliminarlo para evitar acusaciones, o porque había empezado él, preso de furia y enojo ante mi impostura, o fue una cosa al alimón propiciada de modo espontáneo por nuestra mutua animadversión. El caso es que allí quedó él, inmóvil y malherido,  víctima seguramente de una fractura de cráneo, y yo al día siguiente volví al despacho del Director General y le anuncié mi nueva obra y me dispuse a ejecutársela al piano, con mucha intervención de teclas negras, como había memorizado. Él escuchó con mucha alegría y disposición, al principio, moviendo entusiasta la cabeza hacia uno y otro lado, aunque al final de mi esforzada ejecución ya no la movía tanto y quedaba su gesto en un moderado cabeceo, casi imperceptible, acompañado de una mirada al vacío y de un gesto como de cierta concentración.

-No sé. Esto va a necesitar muchas tubas –dijo al fin, después de una larga reflexión  tras la que comprendí el gran cariño que le profesaba a las tubas mi Director General. Llamó por el interfono a mucha gente, a través de su secretaria, y uno a uno fueron desfilando directores y ejecutivos que escucharon mi música, no porque yo la repitiese cada vez que aparecía uno, sino que mi Director la había puesto a grabar la única vez que la toqué. Se sucedieron las expresiones ambiguas, los mohines imprecisos y los comentarios ambivalentes, y el sentir general fue de que aquello necesitaba mucho acompañamiento, no solo tubas –en eso todo el mundo estaba de acuerdo- sino también fagots, y flautas y contrabajos, guitarras acústicas, xilófonos, una sección de Gospell y hasta una sección de niños cantores.  Al cabo de unos quince días mi concierto para dos arpas y violonchelo de Sostacovich estaba en la calle, y el fracaso fue uno de los más estrepitosos de la historia de la música. Mi Director General estaba que se subía por las paredes, y me miraba con resentimiento y me hacía culpable de la gran debacle. Afortunadamente vino en mi ayuda el padre de mi amigo enfermo, al que vi subir y dirigirse al despacho del Director General con gesto hosco y un vinilo bajo el brazo. Poco después, el Director General, más calmado, me hizo pasar y me anunció la inminente campaña de descrédito contra mi música, que iba a poner en marcha inmediatamente denunciando el plagio, a ver si así se animaban las ventas. Básicamente, la idea subyacente a su plan era la de enviarme a la cárcel so pretexto de haber intentado desprestigiar a la Compañía con un clamoroso intento de fraude. Algún ejecutivo resentido contra mi éxito y mi fortuna le haría ver que Milly Vanilly tuvieron más resonancia a la larga por el plagio declarado que por sus canciones, lo cual no es del todo cierto pero tiene su lógica. Tal vez la curiosidad de la gente animaría las ventas de mi disco en busca de desenmascarar por sí solos el pretendido plagio. Lo curioso es que lo único que se consiguió con esta campaña era que se dispararan las ventas del Concierto para dos arpas y violonchelo nº 15 de Sostacovich, pero nada en absoluto movió un ápice mi música en las listas. Ni siquiera se la bajaban de Internet, porque nadie la colgaba. El caso es que con lo del plagio me arruiné, y pasé una larga temporada en la cárcel, pues era imposible negar la evidente similitud, punto por punto, nota por nota, de un concierto que se sucedía en perfecta identidad de principio a fin, salvo por las tubas, los fagots, el coro de Gospell y la sección de niños cantores, con el concierto para dos arpas y violonchelo nº 15 de Sostacovich. De nada me sirvió alegar la verdad, esto es, que yo no había plagiado nada, y que la coincidencia de composiciones era fruto de una inmensa casualidad, increíble, como por desgracia se vio.

Ahora, en libertad condicional, subo a ver a mi amigo convaleciente, el cual no levantó cabeza desde la mañana del zumo de naranja, y paso por el salón sin levantar la vista del suelo, y no se me ocurre tocar el piano porque me trae malos recuerdos. Sin embargo, al pie de la cama de mi amigo hay una bandurria, que él no toca, yo creo que ni sabe que está allí, y a lo tonto la cojo y rasgo las cuerdas y sin querer he improvisado una cancioncilla, tan linda, tan hermosa, que creo que voy a visitar al Director General a ver si me redimo. Mi amigo dice que eso es Yesterday, y que la compuso Paul Mc Cartney mientras soñaba. Yo creo que delira, porque vomita y pedorrea continuamente, y dice incongruencias. De modo que mañana mismo voy a enseñársela al Director,  a ver si me reconcilio con él y volvemos a soltar un pelotazo y triunfar en los países escandinavos. Lo curioso es que, en el fondo lo que más deseo de todo este proyecto de condonación es que este señor tan afable y expeditivo vuelva a revolverme el pelo y a sacudirme levemente los mofletes.


miércoles, 1 de febrero de 2017

Otro gran éxito del periodismo de investigación

ES PROBABLE QUE SUSANA DÍEZ PRESENTE SU CANDIDATURA

Susana, como siempre, saludando a alguien del público cuando le
preguntan por su candidatura. Zapatero pidiendo por las buenas
que le devuelvan los cincuenta duros que le han quitado de la cartera
Estamos en condiciones de asegurar que está sopesando seriamente la posibilidad de estudiar si presenta su candidatura.

Los barones, estupefactos. “Eso es algo que ni se me había pasado por la cabeza” se sorprende Javier Fernández (sí, hombre, el de la gestora)

Felipe González no da crédito, por lo que hemos tenido que ir a pedirlo a un banco



Lo que parecía imposible está a punto de ocurrir. Lo que parecía trasnochado hace unas horas, tiene visos de cierta credibilidad con algún fundamento. Nuestros equipos de investigación están en condiciones de asegurar, por increíble que parezca, que Susana Díaz está sopesando seriamente la posibilidad de estudiar si presenta o no su candidatura a la secretaría del PSOE.

-"¿Candidata yo? Hombre, pues ahora que lo dices..."

La noticia supone una sorpresa mayúscula, por cuanto que Susana Díaz siempre se ha caracterizado por una discreción exquisita y un dejar hacer a los compañeros sin meter presión en absoluto ni tomar partido por ningún bando. Nunca se ha caracterizado por hipocresías ni tacticismos ni ambigüedades. Nunca ha dicho esta boca es mía y en lo que hacen mis compañeros no me meto. Es más, creemos que ni siquiera sabe que hay una crisis en el PSOE y una gestora en funciones que ha dado el gobierno al PP. Posiblemente ni sepa que Pedro Sánchez ya no es el secretario general.

 -“¿Gestora? ¿Qué gestora…? –acertó a decir, dándonos la razón, preocupada como está siempre únicamente por su Andalucía querida y por los problemas que de verdad interesan a la ciudadanía.


"Yo, cabeza o cola, lo que quieran los militantes" ha respondido
Susana Díaz a la pregunta sobre la política segregacionista de Trump

Muchas son las voces que tildan la noticia de bulo, y aun de cosas peores que no entendemos. Los barones niegan la mayor y aseguran que ni por lo más remoto está en sus pensamientos que tal cosa pueda ocurrir.

-Susana está en Andalucía, con su gente, preocupada únicamente por los problemas que de verdad importan a la ciudadanía. Dios bendiga su santo nombre- han respondido con rotundidad los barones del PSOE, los siete a la vez, todos al unísono, por lo que se acoplaban mucho los micros.

Los barones del PSOE, en rueda de prensa, respondiendo todos a la vez que Susana Díaz
está comprometida con Andalucía y ocupada en los problemas que de verdad  preocupan
a los españoles. Lo curioso es que se les había preguntado por la crisis de juego de Bencemá. 

La misma interesada afirma una y otra vez que ella está en Andalucía, con su gente, y que a ella de la igual cabeza o cola, lo que quiera la militancia. Así, al ser preguntada por  la candidatura de Pedro Sánchez, Susana afirma que a ella le da igual cabeza o cola, que lo que quiera la militancia. Preguntada por la candidatura de Patxi López, afirma sin ambages que lo que quiera la militancia, cabeza o cola. Y requerida finalmente por su opinión por las medidas segregacionistas de Trump, Susana reflexiona que a ella le da igual, cabeza o cola, lo que quiera la militancia. Una periodista le preguntó la hora, que se le había parado el reloj, y ella afirmó taxativamente que cabeza o cola, lo que quiera la militancia.

Por eso ha extrañado muchísimo la noticia de que Susana esté sopesando ahora la posibilidad de presentarse a la Secretaría General, cuando todo su afán y su ser está en Andalucía y en el bienestar de los andaluces en particular y en de los españoles en general.  Felipe González no da crédito y abre mucho los ojos, así como hace él cuando algo le sorprende muchísimo.

-¿Susana Díaz, candidata? –volvió a repetir González, abriendo mucho los ojos como si le acabaran de decir que la Virgen ha abierto un locutorio en la Glorieta de Atocha. Los barones también han mostrado su incredulidad, aunque carraspeando y quitándose pelusas imaginarias de la chaqueta. Pero nuestros redactores tienen bien acreditada su reputación y su merecido prestigio, y si ellos dicen que Susana Díaz está sopesando presentarse, pues estará sopesando, sus razones tendrán. Es posible que, de todas maneras, haya en ello algo de verdad.



-"¡Cuidado, Ahí hay uno que te va a preguntar por tu candidatura!
 -previno González- Ya sabes, a besar a alguien del público..."

Así que, igual se presenta. Tampoco queremos afirmarlo categóricamente.


lunes, 30 de enero de 2017

Estupor en la función pública

UN FUNCIONARIO LLEVABA DIEZ AÑOS FICHANDO LA ENTRADA, TRABAJANDO SUS HORAS, Y FICHANDO LUEGO A LA SALIDA

El funcionario, al fondo, trabajando con total normalidad. La
Comunidad Valenciana ya le ha abierto expediente informativo
Pertenece a la función pública de la comunidad valenciana, y al parecer tampoco utiliza el ordenador para leer su correo ni consulta la prensa digital

Sus compañeros lamentan su actitud y piden medidas para que esto no vuelva a repetirse

-Luego pagan justos por pecadores y vienen los mitos de que todos cumplimos igualmente -lamenta el representante del CSIC 


Un funcionario de la comunidad valenciana cuya identidad no se ha hecho pública  llevaba diez años seguidos fichando la entrada a su trabajo, cumpliendo su jornada laboral continuada y después fichando a la salida, sin que superiores ni compañeros detectaran nada anormal en su conducta durante todo este tiempo. El suceso fue conocido a raíz de una inspección  rutinaria realizada  en las instalaciones donde trabajaba el funcionario en cuestión, donde pudo comprobarse, no sin cierta estupefacción, que el funcionario estaba presente en su puesto de trabajo y desempeñaba su cometido con total normalidad,  y luego de una hora, seguía el hombre allí en su puesto, y así hasta la hora de salida, momento en el que el funcionario aprovechaba para cerrar, recogía su chaqueta y fichaba la salida como si no hubiera pasado nada.

-El tío llegaba, fichaba y, con una tranquilidad impresionante, se estaba allí sus horas y luego fichaba otra vez y se iba. Y así durante años –deplora el representante del sindicato de funcionarios CSIC, que denuncia la inacción de la administración para corregir este tipo de conductas que dañan severamente la imagen que el ciudadano tiene de los funcionarios.

El representante sindical de CSIC, en la imagen, reclamar un mayor control
 de la administración para que hechos así no vuelvan a repetirse

-Luego llegamos los demás, nos tomamos el vermutito en la terraza y ya tenemos a la gente murmurando –lamenta el líder sindical de CCOO en la mesa de la función pública.

-Todos hemos llegado a tiempo alguna vez al trabajo –denuncia por su parte el representante de UGT desde su twiter, (ausente por moscoso) –y todos nos hemos ido a nuestra hora, y hasta hemos estado ahí sin movernos del sitio toda la jornada, a veces haciendo algo provechoso, pero esto me parece un escándalo sin precedentes y un ataque gratuito a la dignidad de la profesión.

De momento el funcionario ya ha sido llamado por la Inspección de Trabajo de la comunidad valenciana para que justifique su actitud y explique qué hacía tantas horas sentado en su puesto de trabajo, porque tantas cosas que hacer no hay en la administración. Se especula con que pueda formar parte de un comando yihadista que aprovechara la jornada laboral para localizar objetivos o pasarle información al ISIS del calendario laboral o los listados de productividad, esa al menos es la  opinión del ordenanza Flaviano, del Ministerio de Comercio, que también recela de la actitud de Bencemá en el Bernabéu y pide que lo eche de una vez Florentino.

La mesa de la Función Pública, reunida al efecto, estudia medidas para combatir
el presentismo laboral. Una de las soluciones barajadas pasa por suprimir los fichajes
.

El Secretario de Estado para las Administraciones Públicas ya ha emitido una nota informativa en la que se compromete a aclarar lo sucedido y pide a la ciudadanía no se deje llevar por un caso aislado y siga teniendo de los empleados públicos la misma opinión que le han merecido siempre.


-Al fin y al cabo, ¿quién no tiene en su seno familiar un cuñado cartero o un padre jefe de negociado? No, los funcionarios deben seguir siendo para nosotros lo mismo que han sido siempre –concluye conciliador el secretario, antes de preguntar si sigue siendo fiesta San José.

El Secretario de Estado para la Función Pública promete medidas para
lograr que quien no tenga nada que hacer, no siga en la oficina

viernes, 27 de enero de 2017

Indignación en el sector moderado podemita

IGLESIAS LEVANTARÁ UN MURO PARA CONTENER LOS FLUJOS ERREJONISTAS

Iglesias, ajustando con el capataz el precio de la obra. "Yo le doy
ahora mismo diez duros a cuenta. Pero la factura se la pasa a Íñigo"

-Lo pagará Íñigo –ha dicho un categórico Iglesias- Y si no Carolina, que últimamente la veo muy tiquismiquis conmigo.

La reacción de Errejón no se ha hecho esperar, y en un Twiter  ha negado categóricamente que vaya a pagar el muro -"En todo caso, a escote"- ha intentado conciliar

A pesar de los cuatro metros de muro, ambos sectores niegan tensiones y aseguran que es la prensa quien saca las cosas de contexto



Lo que parecía una bravuconada precongresual se ha convertido en triste realidad cuando Pablo Iglesias ha firmado un documento interno de análisis político por el que se compromete a levantar un muro a lo largo de toda la franja transversal del partido morado que contenga las huestes moderadas del sector errejonista y a otros paniaguados pactistas que amenazan la eficacia de la acción callejera y la mayoría absoluta prevista por el sector radical de aquí a pocos meses.

El muro impedirá que el sector errejonista lleve más lejos su
propuesta de transversalidad  En la foto, Carolina Bescansa
tomando medidas para alcanzar puntos de encuentro.

Por de pronto  la medida ha provocado la cancelación de la reunión prevista entre Errejón e Iglesias para limar asperezas y reconducir las discrepancias  por el camino del consenso y el entendimiento. Ambos líderes se atribuyen la autoría de la cancelación, lo que no quita para manifestar que no hay ninguna tensión entre ellos y que es la prensa que siempre saca las cosas de contexto.

-Las discrepancias son la sal de la vida y enriquecen un partido fresco e ilusionante. Un muro no tiene porqué separarnos –afirmó Pablo Iglesias con un pañuelo de cuatro nudos en la cabeza durante el acto protocolario de colocación de la primera  piedra del muro en el recinto del pabellón de Vistalegre.

Por su parte Echenique ha querido quitar hierro a la situación cantando eso de: “¡Hey Teacheers, leave thems kids alone!”, pero con tan mala fortuna de que le ha salido un gallo a mitad de la estrofa y ambos sectores han entendido que se ha puesto en contra de cada uno de los dos, por lo que el muro no contará con ninguna medida para la eliminación de barreras arquitectónicas. Por su parte Carolina Bescansa ha hecho un análisis político de la situación y ya desgranaba una fórmula de consenso sin necesidad de mampostería, cuando ha recibido una llamada de la guardería de que el niño se estaba comiendo los mocos, los de otro, y se ha marchado urgentemente sin dejar claro a qué sector iba a molestar más su propuesta.

A pesar del muro, las relaciones entre Iglesias y Errejón no pueden ser más cordiales.
En la foto, Pablo conminando amablemente a ïñigo a que le devuelva la tablet

A pesar de ello, ambas partes coinciden en que un muro de cuatro metros de alto no es ningún obstáculo para que sigan considerándose excelentes amigos y que el buen rollo siga imperando en un partido que tiene claro contra quién es el verdadero enemigo de las juventudes desencantadas y las clases más desfavorecidas: el partido socialista. 


jueves, 12 de enero de 2017

Premios Tontolaba: resultado del Gran Sorteo

UN SOLO CONCURSANTE SE LLEVA SE LLEVA MÁS DE DIEZ EUROS EN PREMIOS

No podía pedirse un marco más incomparable. Nosotros
en cambio la hicimos fuera, junto a unos contenedores
La ceremonia tuvo lugar en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, aprovechando un descuido del guía.

La escolta del ex ministro Fernández evitó algunos incidentes, aunque provocó otros

Ya está bien de premios Tontolaba, sí, pero es que no teníamos más noticias


El paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares se vistió de gala para recibir al votante ganador del sorteo convocado con ocasión de los Premios Tontolaba 2016, cuyo galardón, recordémoslo, recayó este año en la Gestora del PSOE, presidida por Susana Díaz en la sombra y Javier Fernández en el sol, a la que siguió en segundo lugar el expresidente Felipe González, ex aequo con el líder tranversal Pablo Iglesias. Esa gala ya tuvo lugar en su día, con penosos incidentes cuyo recuerdo es mejor evitar. Ahora premiamos al concursante que votó y ganó el sorteo de los diez euracos más los dos títulos válidos de transporte. No, si lo decimos porque todavía hay alguien que no...

A la ceremonia de entrega no acudieron representantes de las más altas instituciones del país, los reyes Don Felipe y Doña Leticia, así como tampoco el presidente del Gobierno, don Mariano Rajoy, ni el cardenal primado de la iglesia, el ilustrísimo señor Don Antonio María Rouco Varela. Sí apareció un tipo que se parecía mucho a Pepe Viñuela, y una señora preguntando por la calle Espoz y mina, que fue convenientemente orientada.

La ceremonia se vio un tanto deslucida por la presencia del ganador, Quino C. que en foto parecía otra cosa. No obstante se sabía unos chascarrillos que amenizaron la entrega, antes de resbalar y romperse la cadera en un escalón. Para el próximo concurso exigiremos un mínimo de saber estar de los participantes.

El ganador, Quino C. posando con el premio. Bueno, en ese momento
ya se lo había comido.
En segundo lugar, sin opción de premio alguno, quedó Antonio P. al que llamamos a la ceremonia por si fallaba el ganador, que nos daba que no iba a venir. No se llevó nada pero montó un buen pollo alegando que el sorteo estaba amañado y que Messi era el ganador moral del Tontolaba de este año y no la Gestora, que el presidente era paisano suyo. Fue sacado a empujones por miembros de la escolta del ex ministro Fernández, que no sabemos qué hacía allí.

Por si fallaba Quino C, fue convocado también Antonio Pérez, matemático
y divulgador. A pesar de la apariencia, se reveló como un tipo muy sencillo y entrañable,
Nos enseñó la receta de las yemitas de San Onofre
La ceremonia fue amenizada por un par de familiares del trío La La La, acompañado del grupo de coros y danzas de Orcasitas Sur. Asimismo fue servido un delicioso catering a cargo de la prestigiosa cadena de restaurantes Iruña.

 
La prestigiosa cadena de restaurantes Iruña se volcó en
el ágape. A nosotros en cambio no nos quiso servir

sábado, 7 de enero de 2017

Resaca navideña

UN INDIVIDUO SOBREVIVE A LAS CELEBRACIONES NAVIDEÑAS  SIN APARENTE MERMA DE SUS FACULTADES MENTALES

El individuo es trasladado para observación a dependencias
hospitalarias, donde le sustraerán el reloj y le harán diversas pruebas,
algunas metiendo algo en el ano

Pregunta por su identidad y no pronuncia palabras que empiecen con jota, pero su salud es razonablemente buena.

Formaba parte de un estudio sobre los límites de la resiliencia humana

Comparado con esto, lo del señor de 105 años una hora en la bicicleta, una mierda.




Un tipo de ascendencia malagueña pero con residencia y el corazón en Pontevedra ha logrado sobrevivir a todas las entrañables celebraciones familiares sin grave merma de sus facultades mentales y con apenas una leve confusión témporo espacial  acerca de su identidad, y la imposibilidad temporal  de pronunciar palabras que empiecen por jota.  El individuo en cuestión se había presentado voluntario a una investigación promovida por la Universidad de Ohio, en Ohio, que analizaba el nivel de sufrimiento inherente a ritos de iniciación e integración en sociedades atávicas. Se da la circunstancia de que el individuo en cuestión aumentó además su grado de exposición a eventos entrañables con dos fiestas añadidas al calendario ordinario de celebración, a saber, un cumpleaños el 12 de diciembre, previo a las fiestas, y un aniversario el 27 de diciembre, en plena euforia navideña.

El experimento, patrocinado por la confederación nacional  de artesanos del turrón y perfumerías Puig, tenía como objeto conocer los límites de la resiliencia humana en condiciones de penosidad extremas. Así, las condiciones del experimento establecían la celebración de todos los eventos familiares en pisos de entre sesenta y noventa metros cuadrados, con asistencia de entre catorce y veintidós familiares y un mínimo de siete cuñados en cada una de ellas. Las comidas tendrían lugar en torno a mesas rectangulares, no muy largas y con prolongaciones de sujeción endeble, en torno a la cual se dispondrían banquetas de asiento duro, algunas dispuestas en los mismos picos esquineros de la mesa, en las que naturalmente habría de ubicarse el sujeto hasta en un ochenta por ciento de los casos. Las celebraciones, en todos los casos, tendrían una duración no inferior a siete horas, tres de las cuales habrían de transcurrir necesariamente en torno a la mesa sin posibilidad alguna de levantarse de ella para cambiar de postura o estirar las piernas. Pasadas las cuales, el sujeto podría levantarse y abandonar su ubicación en la mesa, pero no para sentarse más cómodamente en los sillones, que ya estarían ocupados por cuñados, sino para deambular por el pasillo o asomarse ocasionalmente a alguna ventana libre. Asimismo, las familias habrían de contar, durante todas las comidas y cena, con al menos tres cuñadas, que hablarían muy alto sobre cualquier cosa, todas a la vez y sin escucharse, con predisposición a saltar y engancharse a la más mínima, con picos en los que todos los miembros familiares hablarían a la vez, salvo el sujeto.

Al menos en dos de los eventos, nochebuena y nochevieja, los pisos de celebración habrían de radicarse en un radio superior a los cuarenta kilómetros de distancia, desde los cuales el sujeto, único conductor de su unidad familiar, habría de volver no antes de las tres y media de la mañana en condiciones de visibilidad escasas o nulas por las condiciones meteorológicas, niebla o llovizna, amén de tener que dejar antes en su casa a un cuñado que habría de vivir al otro lado de la M-30.

Escaner cerebral donde se muestran las partes más afectadas por la exposición masiva a celebraciones navideñas. Salvo la atrofia testicular y la pérdida de identidad, no se han encontrado lesiones significativas. El dedo no señala nada, sino que intenta ocultar un feo grano oscuro en el occipicio que no se sabe bien a qué pueda deberse.

Con todo, las conclusiones del estudio fueron sorprendentes. Así, el sujeto, pese a todas las previsiones, lograba salir indemne durante las dos primeras horas de cada celebración, en las que incluso se encontraba animado y relativamente amable con los cuñados, contribuyendo con algún chiste ocasional y receptivo a las conversaciones que le llegaban desde varios puntos simultáneamente. Durante las horas de máxima tensión, esto es, a partir de las cuatro horas de celebración, el individuo lograba de alguna manera levantarse de la banqueta y, mediante excusas o subterfugios, ganar el cuarto de los abrigos, en cuya cama se arrebujaba en medio de trencas y chaquetones con intención de pasar así el esto de la velada. Es de reseñar que en ambos casos fueron inútiles sus prevenciones. En uno apareció una cuñada que, so pretexto de rebuscar algo en su abrigo, se tiró un largo y sonoro pedo que llenó de pesadillas sus ensueños y arruinó sus esperanzas de echar un sueñecito antes de emprender el medio centenar de kilómetros de vuelta. Durante el transcurso del segundo, apareció otra cuñada que, descubriéndolo arrebujado entre los abrigos y creyéndole dormido, despotricó contra él en voz alta a quien quisiera oír,  argumentando que J. siempre hacía lo mismo cuando acudía a casa ajena, dormitando por los rincones, y que si eso se le ocurría hacerlo en casa de ella, se iba a enterar J. de lo que era buscarse acomodo en cualquier cama en vez de celebrar y estar con la familia.

Se han intentado reproducir las condiciones de celebración de los entrañables
eventos navideños mediante simulación por ordenador, sin resultados. Al parecer, la interacción virtual con cuñado sy cuñadas no ha alcanzado todavía un nivel de verosimilitud aceptables.

El sujeto permanece aún en observación, pero todo apunta a que saldrá de esta con el sistema nervioso e inmunológico relativamente indemne. De ser así, constituiría el primer caso constatado de supervivencia integral a una exposición masiva a familia, preparativos, compras, cenas, turrones, reyes, amigo invisible, conversaciones con cuñados, champan semi-seco y anuncios de colonias en francés.

Afortunadamente los villancicos, excepto grandes superficies a finales de noviembre, dejaron de formar parte del repertorio obligado de la entrañable alegría navideña.


El individuo además se tragó todos los anuncios de colonias, dado que
sus cuñadas no querían cambiar de canal hasta que acabara la película